Welcome to MEIKO.
Please select a country and click "confirm".
The clean solution

Carnicería Krautter

En la carnicería Krautter, se hace hincapié en la longevidad - tiempo para M-iClean H

¿Qué tienen en común un M-iClean H de MEIKO con una Harley-Davidson? Que las tuberías de acero inoxidable de ambas máquinas alegran el corazón de Mark Krämer. El jefe de la carnicería Krautter en Vaihingen en el Enz es un apasionado de las motos – y estaba harto de que las mangueras de gasolina y aceite se desgastasen al poco tiempo. Cubrió ambas con acero inoxidable. El empresario tuvo un déjà-vu cuando encargó la última generación de lavavajillas de capota MEIKO, unM-iClean H, en el área de lavado de su carnicería: tuberías; acero inoxidable.

«Esto definitivamente nos da la seguridad de que la máquina tendrá por lo menos una larga vida», dice el patrono desde la experiencia.

Equipos de última generación y un equipo de confianza, ya que como jefe invierte en el lugar de trabajo y en los salarios, aseguran el crecimiento de la carnicería tradicional, que se ha especializado de forma progresiva en catering de eventos. Las grandes empresas de automoción de la región confían en el gusto, el servicio y la profesionalidad del proveedor de servicios de atuendo consistentemente negro. «En seis meses cocinaremos para 15.000 personas», dice Mark Krämer. No sólo automovilistas de Zuffenhausen y Untertürkheim, también alumnos, eventos privados, cooperativas de viticultores, empresas, «niños de cumpleaños» de la residencia de tercera edad, así como los clientes de la carnicería a la entrada de la zona peatonal de Vaihinger casquean su lengua cuando Mark Krämer y su equipo sacan las delicias del negocio familiar.

Nikolette Boorbas tiene algo más que buen paladar, ya que tiene elM-iClean H de la carnicería Krautter bajo su tutela: El trabajo va rápido, la máquina sólo necesita un minuto para el lavado, el vapor se retiene en gran medida, y cansancio de manejar capota ya es historia:
«No me planteo prestárselo a nadie», responde Nikolette Boobar al preguntarle cuánto le gusta elM-iClean H.

La capota automática es también muy apreciada por Mark Krämer y su esposa, Christiane, cuyos padres fundaron la carnicería en la década de 1950: «El estribo de la antigua máquina terminó rompiéndose por la abertura cruzada», asegura Mark Krämer. Los ingenieros de MEIKO también reconocieron el problema y aseguraron que la pantalla para operar la nueva generación de la máquina no estaría en la parte delantera, sino en el lateral de la máquina. La plantilla está ahí la mayor parte del tiempo. En el peor de los casos, los antiguos modelos se abrían a menudo con una sola mano «de lado», dando lugar a ergonomías absurdas.

«Vemos el sistema automático de capota como una clara ventaja en la vida cotidiana»

... dice Christiane Krämer, quien añade: «sencillamente una gran idea».